Control de velocidad en las calles de la ciudad

Control de velocidad en las calles de la ciudad
Imagen no relacionada con la noticia
Desde el próximo lunes y durante toda la semana (del 20 al 26 de julio) la Policía Local de Zaragoza colaborará en una nueva campaña que llevará a cabo la Dirección General de Tráfico, en esta ocasión sobre la vigilancia y control de la velocidad en vías urbanas.

Aunque en los últimos años se ha producido un descenso en el número de conductores denunciados por exceso de velocidad, no hay que dejar de insistir y hacer un mayor esfuerzo en el control y vigilancia de la velocidad, tanto por el importante impacto que tiene en el medio ambiente, en el consumo de combustible, como en la calidad de vida de las zonas urbanas, poniendo en peligro la seguridad de los peatones y ciclistas.

Llevar una velocidad adecuada podría evitar prácticamente una cuarta parte de los fallecimientos en accidentes de tráfico, ya que en el 22% de los casos de accidentes mortales en carretera se detectó la velocidad como factor concurrente. 

Según informe de la Organización Mundial de la Salud, los peatones incurren en un riesgo de en torno al 80% de morir atropellados a una velocidad de impacto de 50 km/h, mientras que el riesgo se reduce a un 10% con una velocidad de 30 km/h. Para los ocupantes del automóvil, el llevar puestos los cinturones de seguridad en coches bien diseñados, puede proporcionarles protección para una velocidad máxima de 70 km/h en impactos frontales y de 50 km/h en laterales.

El exceso de velocidad no sólo incide en la seguridad vial, sino que también tiene una influencia negativa sobre el medio ambiente, ya que el nivel de emisión de gases nocivos, el consumo de combustible y el ruido emitido por los vehículos están directamente relacionados con la velocidad, lo que conlleva un impacto muy importante en la calidad de vida de las zonas urbanas.

Recordamos que la Ley de Seguridad y el Reglamento General de Circulación fijan la normativa aplicable a los limites genéricos y específicos de velocidad, , en adelantamiento y distancias entre vehículos. El incumplimiento de estas normas está tipificado como infracción grave o muy grave, sancionadas con multas de 90 a 600 euros.

Igualmente, la Ley del Permiso por Puntos contempla la pérdida de entre dos y seis puntos por este tipo de infracción, dependiendo del exceso de velocidad cometido.