Electrónica Cerler obligada a readmitir e indemnizar a un trabajador despedido

Electrónica Cerler obligada a readmitir e indemnizar a un trabajador despedido
Protesta CNT Electrónica Cerler. Foto: CNT.
Considerada de las mayores empresas de electrónica aragonesas situada en La Muela con 20 años de antigüedad y que cuenta con más de 250 trabajadores es obliagada a readmitir a un trabajador que despidió hace tres años y a indemnizarle por daños morales.

La empresa en cuestión se llama Cerler Global Electrónics (Electrónica Cerler) y el pasado 5 de junio el el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha desestimado el recurso presentado por la empresa contra la resolución del Juzgado de lo Social de Zaragoza, que nuevamente declaró nulo el despido de un mismo trabajador al que despidió dos veces por vulneración de sus derechos fundamentales.

En el año 2012 la empresa despide a 14 trabajadores y trabajadoras entre las que estaba un trabajador afiliado a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) que decide denunciar esa acción. El despido del trabajador fue declarado nulo al año siguiente por el Juzgado de lo Social de Zaragoza, recurrido posteriormente por la empresa y desestimado por el TSJA. Electrónica Cerler volvió a despedir por segunda vez al trabajador antes de que éste se reincorporase a su puesto de trabajo tras el periodo de vacaciones que la la misma le obligó a tomarse de manera unilateral.

Hace siete meses y por orden judicial, el trabajador se reincorpora a su puesto de trabajo de manera efectiva. La empresa continuó intentando despedirlo recurriendo nuevamente la sentencia, recurso que ha sido desestimado recientemente por el TSJA.

El trabajador de la CNT por su parte también recurrió la sentencia solicitando una indemnización debido a los daños morales causados por Electrónica Cerler durante los casi tres años que lleva intentando despedirle, y que ha sido finalmente estimada por el TSJA en 3000 euros, además de condenar a la empresa a pagar las costas judiciales y el salario dejado de percibir durante este tiempo como si nunca hubiese sido despedido, sentando un nuevo precedente en nuestra Comunidad Autónoma.

Después de varios intentos frustrados de despido, los gerentes de la empresa parecen no darse por vencidos y continúan de manera temeraria intentando castigar al trabajador readmitido con un trato discriminatorio, cambiándole de departamento, tareas y funciones, hechos por los que ya ha sido nuevamente denunciada ante los Juzgados y la Inspección de Trabajo.