Presidente de Aragón gobernará para unos ciudadanos "que han sido estafados"

Presidente de Aragón gobernará para unos ciudadanos "que han sido estafados"
La bancada socialista aplaude a Lambán después
de su intervención. Foto: Juan Manzanara
Próximo domingo será nuevo presidente de Aragón, Javier Lambán (PSOE), ha dado hoy un discurso de investidura en el que, como él mismo ha dicho, se ha limitado “a enuncias los principios y los conceptos básicos" sobre los que pretende gobernar.

Y estos son, principalmente, acabar con la pobreza y la exclusión social y reconstruir los servicios públicos, después de que los ciudadanos hayan comprobado que, "en la crisis de los últimos años, han sido estafados en muchos aspectos y por muchos".

Aproximadamente una hora ha estado hablando el candidato socialista, que ha hecho guiños a los partidos que le apoyarán en su investidura: hasta cinco veces repitió el nombre de Podemos, recalcando los acuerdos programáticos a los que había llegado con la formación de Pablo Echenique. Quizás con CHA en la mente recordó que es el momento para que “Aragón funcione como país y para defender los intereses de la Comunidad en una España federal”. “Hemos de aspirar a construir España desde Aragón”, ha apuntado.

Mensajes de distinta índole con los que, según Patricia Luquin (IU), parecía tratar de contentar a todos, a" veces soplaba y sorbía a la vez”, ha dicho. De "izquierda radical" fueron tildadas algunas propuestas por el portavoz popular, Roberto Bermúdez de Castro.

También usó con asiduidad las citas. Incluso demasiado si se hace caso a lo que se comentaba por los pasillos del Palacio de la Aljafería. Menciones de muy diversa índole en las que sobresalieron Manuel Azaña y el Papa Francisco.

Las medidas

Entre las medidas que ha concretado, una de las más destacadas es la de intentar que la cultura genere el 5 % del PIB de Aragón, ya que esta debe ser “un derecho ciudadano fundamental”. Ha repetido que paralizará la Lomce, que ampliará lasbecas de comedor, que reducirá las listas de espera y que construirá un hospital público en Alcañiz y agilizará las obras del de Teruel.

Implantará, ha dicho, una renta social básica, impuestos ambientales a las hidroeléctricas, “como el que ha planteado Podemos”, y pedirá al Ejecutivo central una flexibilización para cumplir el objetivo de déficit.

En materia de empleo, pondrá en marcha el Plan Garantía Europeo y recuperará una Proposición de Ley (presentada por su partido hace dos años) de apoyo a emprendedores y trabajadores autónomos. Respecto a las infraestructuras, propone reforzar las conexiones ferroviarias con los puertos de Bilbao, Valencia y Barcelona, y convertir Mercazaragoza en la gran plataforma agroalimentaria del Valle del Ebro.

Anuncios todos ellos en los que, para Susana Gaspar (Ciudadanos), ha faltado profundidad en los problemas de Aragón y han sobrado las referencias a Madrid. Arturo Aliaga, del Partido Aragonés (PAR), dijo que Lambán trataba de unir cuatro líquidos que nunca podrán generar un "proyecto sólido".

Críticas a Zapatero

Javier Lambán ha criticado en su discurso algunas decisiones tomadas en el pasado por el PSOE. Ha lamentado que no se hiciera una reforma fiscal progresista que hiciera sostenible, en circunstancias adversas, “un modelo social progresista”. También cree que su partido aceptó con “demasiada resignación los ajustes impuestos por la Troika” y que fue un error la reforma del artículo 135 de la Constitución.

No fue el único que se acordó del papel de los socialistas fuera de la Comunidad, el líder de Podemos, Pablo Echenique, ha señalado que, aunque Lambán hable con vehemencia de la renta básica de inserción, de los derechos sociales o de apoyar a pymes y autónomos, ”no hay que olvidar que forma parte del mismo partido que, por ejemplo, está a favor del TTIP”.

Tanto el líder violeta como el resto de portavoces podrán exponer mañana sus réplicas. El domingo 5 será el día en el que, salvo sorpresa, Javier Lambán tomará posesión como nuevo presidente de Aragón.