Zaragoza hereda una deuda oculta por valor de 90 millones de euros

Zaragoza hereda una deuda oculta por valor de 90 millones de euros
El Gobierno de la ciudad ha decidido acudir a un Fondo de Impulso Local, creado en junio de este año por el ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, para asumir los compromisos derivados del cumplimiento de sentencias firmes a fecha 28/07/2015 y las previsiones por este mismo concepto para 2016.

Se trata de 38 sentencias firmes sin consignación presupuestaria a las que hay que dar cumplimiento durante este año y que suponen 44.817.270 euros, además de la previsión del coste de otras sentencias que el consistorio deberá afrontar durante 2016 y que será, según datos disponibles, de más de 45 millones de euros.

En total, el Ayuntamiento de Zaragoza pedirá más de 90 millones de euros. En algunos casos las sentencias se remontan a los años noventa y los intereses derivados desde entonces alcanzan ya los 19 millones de euros.

La decisión se ha tomado tras los primeros datos obtenidos de la auditoría interna financiera encargada por el Gobierno municipal y dirigida por el Servicio de Intervención, y cuyos resultados finales se conocerán a partir de septiembre. El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha querido subrayar la importancia de realizar esta auditoría “desde un primer momento” para poder “buscar soluciones a tiempo, frente a una situación que nos ha venido dada”.

En este sentido, Santisteve ha señalado que ha existido “una falta de prudencia financiera y económica, ya que se deberían haber provisionado fondos en el presupuesto municipal para asumir estas obligaciones de la Justicia, cuando sólo había una partida de 250.000 euros”.

El alcalde ha destacado que “no han venido a hablar de herencia recibida, si no a buscar soluciones” y ha explicado que para hacer frente a esta situación la mejor opción es la de acudir a un Fondo de Impulso Local, que ofrece mejores condiciones que el mercado financiero. El plazo máximo para la solicitud de esta ayuda termina el 22 de agosto de este año.

A raíz de la modificación de la Ley Orgánica de Financiación Autonómica, el pasado 6 de junio se creó este fondo finalista para los ayuntamientos del Estado español que tengan que hacer frente al pago de sentencias firmes. Anteriormente, el ministerio de Hacienda puso en marcha dos fondos similares que no resolvían los problemas financieros de los Ayuntamientos, ya que obligaban a tomar medidas como la subida de impuestos y el recorte de los servicios públicos.

Ante esta nueva herramienta, el Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido acogerse a este nuevo Fondo de Impulso Local, por el que se pagará un 1,3% de interés fijo anual a partir de enero de 2016. El plazo de la operación es a 10 años, con dos de carencia, es decir, hasta 2015, comenzando su amortización en 2018.

El Ayuntamiento de la ciudad está obligado a consignar una cantidad en los Presupuestos de 2016, para un fondo de contingencia del 1% de los gastos no financieros que hay en los Presupuestos actuales y que es de 6.278.000 euros.

Según ha anunciado el alcalde, la solicitud de este fondo no comprometerá el plan de ajuste económico al que está sometido este Ayuntamiento. En todo caso, habrá que hacer frente a un nuevo cálculo para aminorar la deuda, según ha informado el interventor.

El equipo de Gobierno -ha insistido Santisteve- ha tenido claro, desde que se conoció la situación, que “había que cumplir con las sentencias dictadas por los jueces y, por tanto, con el ordenamiento jurídico vigente, dar cumplimiento a las obligaciones pendientes y salvaguardar los servicios públicos municipales esenciales”.

La falta de previsión para cumplir estas obligaciones legales ya se había advertido por parte de la intervención del Ayuntamiento en numerosas ocasiones. El desajuste entre las disponibilidades presupuestarias y el gasto a ejecutar se ha utilizado como vía de financiación del Ayuntamiento, a través de las contratas que prestan el servicio.