Zaragoza recurrirá la petición de Delegación de Gobierno por las plazas de empleo público

Zaragoza recurrirá la petición de Delegación de Gobierno por las plazas de empleo público
El Gobierno de Zaragoza mantiene su apuesta por la consolidación y creación de empleo público en el Ayuntamiento de la ciudad. A lo largo de la presente legislatura está previsto cubrir más de 500 plazas, en diferentes categorías profesionales, correspondientes a la Oferta Pública de Empleo de los años 2006 y 2009. A éstas hay que añadir las 201 plazas del año 2015.

Sin embargo, este objetivo podría verse afectado por un requerimiento de la Delegación del Gobiernoen Aragón, recibido la pasada semana en el Ayuntamiento: solicitando la anulación de la convocatoria de tres plazas de maestro de instalaciones deportivas correspondiente a la oferta del año 2009. En su argumentación, la Delegación del Gobierno se acoge a un defecto formal sobre el que cabrían, según distintas sentencias existentes, diferentes interpretaciones legales.

Alberto Cubero ha declarado en rueda de prensa que “el cumplimiento de estas medidas va a tirar al traste el objetivo” de la convocatoria, que persigue crear empleo público y sacar oferta de plazas, lo que sin duda repercutirá en la calidad de los servicios públicos de la ciudad.

La gravedad del requerimiento radica en que, de prosperar, no sólo afectaría a esas tres plazas citadas, sino que podría bloquear y suspender toda la Oferta Pública de Empleo municipal de los años 2006 y 2009, lo que afectaría a las 500 plazas citadas.

Hay que tener en cuenta, además, la obligación de cumplir con la Tasa de Reposición, que sólo permite sacar a concurso el 50% de las bajas producidas en el año anterior. Esta tasa, hasta hace poco, era de sólo el 10%, por lo que el Ayuntamiento de Zaragoza ha ido perdiendo en estos últimos 8 años un total de unas 1.000 plazas, que están sin cubrir.

El Gobierno de Zaragoza anuncia que recurrirá la petición de la Delegación del Gobierno, argumentando con distintas sentencias que dictan lo contrario a lo reclamado. El objetivo es no bloquear la creación de empleo público y, por añadidura, ir mejorando las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento.