Encontrado el sexto trabajador fallecido en la empresa de pirotecnia

Encontrado el sexto trabajador fallecido en la empresa de pirotecnia
La explosión en la empresa Pirotecnia Zaragozana, situada en Pinseque, tenía lugar a primera hora de la tarde de este lunes, y arroja un balance seis víctimas mortales, una de ellas fallecía en el Hospital Miguel Servet y seis personas heridas -tres graves, dos leves y una dada de alta-, del total de veinte personas que trabajan en la factoría.

Todavía se desconocen las causas que han provocado la explosión, y en este sentido, el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, ha indicado que conocer los motivos de esta explosión va a ser una labor que va a llevar tiempo.

Desde primera hora de la tarde del lunes, bomberos de la ciudad de Zaragoza desplegaron en las inmediaciones de la empresa pirotécnica 10 vehículos, entre otros, ambulancias y autobombas, a lo que se sumaban los bomberos de la DPZ, la Policía Local de Zaragoza, la Guardia Civil y el 061.

Las Fuerzas de Seguridad han vuelto este martes por la mañana a la instalaciones de la Pirotecnia para investigar las causas de la explosión. Fuentes de la Guardia Civil han señalado que se ha reanudado la inspección de las instalaciones de la empresa tras encontrarse esta pasada madrugada el cadáver de la persona que aún permanecía desaparecida.

La Guardia Civil ha establecido un gran perímetro de seguridad para impedir el acceso a la zona de las explosiones, donde los técnicos del Tedax examinan la gran cantidad de material que ha quedado esparcido por las instalaciones.

Los bomberos continúan trabajando sobre el terreno, y prosiguen con las labores de extinción, no exentas de peligros, pues han advertido que existen en la pirotecnia un gran número de productos químicos que podrían reaccionar al contacto con el agua.

Unos riesgos que hacen que se sigan manteniendo las medidas de seguridad y el perímetro establecido, dado que durante toda la tarde se han seguido sucediendo explosiones menores, sin daños.

Pirotécnica Zaragozana, que fue adquirida a principios de año por el grupo francés Etienne Lacroix, es una de las más importantes de la península y cuenta con unas 43 personas en su plantilla. La empresa pirotécnica ya había registrado otros siniestros importantes como el sucedido el 3 de junio de 1967, en el que murieron cinco trabajadores, y otros en los que se registraron cuantiosos daños materiales.