La legitima bandera republicana ondea en el ayuntamiento de Zaragoza

La bandera de la República ondea en el balcón del Ayuntamiento de Zaragoza
Las banderas que ondean en el Ayuntamiento de Zaragoza (Zaragoza en Común) vuelven a traer la polémica al ruedo político municipal. Primero fue la de Grecia la que provocó el enfado de los populares. Posteriormente la de Europa ondeó a media asta en repulsa al acuerdo entre la UE y Turquía. Y hoy, 14 de abril, Día de la República, es la enseña republicana la que cuelga del balcón consistorial.

El consejero de Urbanismo y Sostenibilidad, Pablo Muñoz, ha apuntado que la II República supuso el reforzamiento de los ayuntamientos "y el advenimiento de unos derechos democráticos y valores que hicieron avanzar muchísimo a la democracia española".
Por eso, ha puntualizado, "es un día de celebración por el resurgimiento del movimiento democrático municipal". Muñoz ve similitudes con la situación actual, en la que candidaturas de confluencia "han vuelto a retomar los ayuntamientos como espacio de diálogo de los ciudadanos y una ciudadanía empoderada viene a la Casa Consistorial a reclamar lo suyo".

Hay que aprender de nuestra historia, ha señalado el consejero para el que, "ahora que miles de refugiados escapan de una guerra y se les ponen diques de forma odiosa para entrar en Europa", es necesario recordar "que muchos españoles también debieron buscar refugio en otros países tras el golpe de Estado".

En el seno del PP no ha sentado bien el gesto del equipo de Gobierno. Su portavoz, Jorge Azcón, ha apuntado que el alcalde, Pedro Santisteve, "se cree que el Ayuntamiento es suyo". Para él, este tipo de acciones no representan a Zaragoza y, por ello, ha enviado una misiva a Santisteve diciéndole que "no están respetando la legalidad".

Muñoz se ha defendido diciendo que la ciudadanía lo va a entender. Hemos venido aquí, ha comentado, "a cambiar las cosas. Si antes no se hacía es porque había gente que ha olvidado su historia; sabemos que este tipo de gestos tienen un coste, y que hay partidos a los que no les gusta, pero hay que normalizar las relaciones".

SOMOS sindicalistas ElDiario