Las mujeres trabajan un 40% más en los hogares que los hombres

Las zaragozanas dedican un 40% más que los hombres a los trabajos de cuidado del hogar y las personas
Este estudio, realizado por el grupo cooperativo Tangente revela también que más de un 40 por ciento de las 600 personas encuestadas está contenta con el reparto de las tareas, lo que demuestra que "en Zaragoza sigue presente un modelo clásico de reparto de tareas en el que tanto hombres como mujeres asumen como natural la división sexual del trabajo". 

Tras exponer estos primeros datos, la concejal de Educación e Inclusión, Arantza Gracia, ha destacado que se trabaja en la elaboración del II Plan de Igualdad, en el que uno de los principales ejes serán los cuidados y la corresponsabilidad y entre los primeros pasos a dar es disponer de un diagnóstico.

 Arantza Gracia se ha mostrado partidaria de "hacer un organización más equitativa del tiempo" al lamentar que "hay una falta de reconocimiento hacia la mujer, que es la principal cuidadora" y ha añadido que la división sexual del trabajo "afecta a muchos aspectos de la calidad de vida de las mujeres". 

En rueda de prensa, ha abogado por "romper esta situación" y ha estimado que se logrará "trabajando desde el ámbito institucional, empresarial y comunitario". 

EN OTOÑO 

La jefa del servicio de Igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza, Mariela Lerma, ha relatado que tras disponer de estos datos de diagnóstico de la situación se someterán a debate en grupos de expertos para confeccionar un borrador que se colgará en la web para que se puedan hacer aportaciones y sugerencias que enriquezcan la redacción final que estará disponible hacia el próximo otoño. 

La integrante el grupo cooperativo Tangente, Alicia Rius, ha desgranado el estudio del que ha destacado que en las mujeres "existe una sensación de sobrecarga, especialmente emocional, que al tener la percepción de que aburren no lo hablan", mientras que en los hombres hay un sentimiento de lucha y "miran hacia fuera". 

Otro aspecto que ha citado es que se produce una "privatización de la existencia" derivado de la desaparición de los recursos públicos y ha alertado de que esta sobrecarga en las mujeres a la hora de atender a familiares "no va acompañado de la percepción del derecho al cuidado propio o de que la cuiden a una". 

En los hombres se detecta una "animadversión a que otras personas les cuiden porque tienen miedo a ser víctimas o que otros sientan compasión por ellos" y que Rius ha atribuido a los "modelos de masculinización". 

Rius ha subrayado el dato de que las mujeres asalariadas "se sienten sujetos de derechos frente a las que no tienen un trabajo remunerado" y que según algunos sectores feministas lo sitúan en la "lógica de la inmolación frente a la lógica de la autosuficiencia en los hombres". 

Del estudio también se desprende que los hombres conocen mejor su corresponsabilidad en el cuidado del hogar, pero lo aplican menos y "miran más hacia la intervención comunitaria y del Estado", además los varones consideran que para atender estos cuidados "son necesarias menos horas de las que en realidad se precisan", ha dicho Rius. 

TIEMPO AL OCIO 

De las encuestas se deriva que en todos los hogares hay necesidades de cuidados y varían las posibilidades de abordarlas. De este modo, presentan más problemas los hogares monomarentales y con personas con diversidad funcional, que serían las que presentan algún tipo de discapacidades, ha precisado Rius. 

Sobre el tiempo que dedican a los cuidados en el hogar el estudio recoge que el 50 por ciento atiende más de 40 horas semanales que se eleva a un 55 por ciento de encuestados en el caso de que haya personas mayores dependientes. 

En este sentido, ha señalado que las mujeres destinan, en mayor medida que los hombres, tiempo al trabajo no remunerado en el hogar con una brecha de hasta el 26 por ciento, mientras que los hombres dedican un 11 por ciento más de al ocio en horas semanales.

SOMOS sindicalistas 20minutos imagen Europa Press